Tenis criollo: de Santa Fe para todo el país

Esta atractiva disciplina deportiva fue creada hace más de 80 años.

Cuenta la historia que allá por el año 1940 hubo un incendio de importantes magnitudes en el Club Regatas de Santa Fe. Luego de sofocado el fuego, un grupo de jóvenes se acercó hasta las destruidas instalaciones. Allí encontraron unos remos rotos, y haciendo uso de su imaginación, colocaron unos caballetes con un mástil y con una pelota de tenis comenzaron a divertirse golpeándola utilizando los remos a modo de paleta, dando origen de esta forma -sin saberlo-, a lo que con el paso de los años se transformaría en un deporte con muchos adeptos que traspasaría las fronteras de la provincia: el tenis criollo (también conocido como “tenis con paleta”).

Tenis criollo vs. tenis inglés: ¿iguales, parecidos o diferentes?

Si bien comparten mucho más que el nombre, hay diferencias sustanciales entre uno y otro deporte. Una de las fundamentales es la forma de pegarle a la pelota, ya que una paleta tiene un golpe diferente a una raqueta. Las medidas de la cancha también son diferentes, en el caso del tenis criollo la superficie de juego es menor a la del tenis tradicional. En la cantidad de jugadores que pueden competir, sí son similares ambos, ya que se puede jugar en forma individual o en dobles.
La forma de contar los tantos también difiere en ambas disciplinas: mientras que el tenis tradicional posee sets, en el criollo los puntos de cuentan de a uno, hasta llegar a dieciséis, resultando ganador quien logre una distancia de al menos dos puntos con el oponente. Además, se juega una revancha, y en el caso de igualdad en triunfos del “chico”, se juega el “bueno”, con la misma modalidad de tantos.
Estas diferencias, aunque sin ser grandes, son sustanciales para que el juego de tenis criollo difiera de su “pariente”, el tenis convencional. También sirven estas diferencias, para aclarar que el criollo no es un “desprendimiento” de aquel, sino que su nacimiento, mecánica, táctica lo hacen único.

Un deporte que se extendió más allá de Santa Fe

Luego de la gran aceptación que tuvo el tenis criollo entre los socios del Club Regatas, fueron varias las instituciones deportivas donde comenzaron a disputarse partidos y torneos, de manera informal pero sostenida.
Pocos años después de su creación, y en pleno auge, fue el señor Hugo Giménez quien esbozó un reglamento, el cual fue cambiando y adaptándose a las necesidades de la disciplina, hasta llegar al que regula el deporte en la actualidad. El día 2 de agosto de 1942 quedó oficialmente conformada la Federación Santafesina de Tenis criollo, integrada por 14 clubes. En 1946 se transformaría en la Federación Argentina de Tenis criollo, para finalmente llegar al presente organizada como Confederación Argentina.
En la actualidad, si bien la actividad principal se centra en la provincia que lo vio nacer, este deporte se practica también en gran medida en la provincia de Buenos Aires, en Córdoba y en Entre Ríos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *