“La casa de Betsy Ross”: el lugar donde nació la bandera estadounidense

Según cuenta la historia, en el año 1776 llegó a esta casa del 239 de la calle Arch en Filadelfia, George Washington -quien sería el primer presidente de los Estados Unidos 13 años más tarde-, junto a Robert Morris y George Ross, con un boceto de una bandera. En este lugar funcionaba la tapicería de Betsy Ross, quien recibió a sus tres visitantes en un salón aparte para mantener una reunión privada. No es de extrañar que hayan concurrido a una tapicería para confeccionar una bandera, ya que en aquella época los tapiceros eran artesanos que realizaban toda clase de trabajos además de la tapicería, ya que a causa de la guerra su trabajo escaseaba y de esta manera lograban mantener los ingresos para poder vivir. Tiendas de campaña y uniformes eran otros de los trabajos que confeccionaban.
Betsy Ross era conocida de Washington ya que le había realizado unos trabajos renovando el tapizado de sus camas unos años antes, en 1774.

El pedido de los visitantes era la confección de una nueva bandera, con trece franjas rojas y trece blancas, además de trece estrellas de seis puntas. Betsy dijo que lo intentaría, pero sugirió que las estrellas fueran de cinco puntas, ya que sería más fácil hacerlas con un solo corte de tijeras.

De esta forma, entre bosquejos de un grupo de patriotas y las sugerencias de una tapicera, fue creado el emblema patrio por excelencia del naciente Estados Unidos de América.

La casa de Betsy Ross, lugar donde cuenta la historia que se confeccionó la primera bandera estadounidense (© Gustavo D’Onofrio)

La casa donde vio la luz la primera bandera estadounidense se mantuvo en el tiempo desde aquel momento, sufriendo algunas reparaciones y refacciones en los comienzos del siglo XX, financiadas en su mayoría por el magnate de la radiofonía de la ciudad, Arthur Kent, quien luego compró las dos propiedades adyacentes para desarrollar un «jardín cívico». En 1941, toda la propiedad, incluida la casa histórica y el patio, fueron entregados a la ciudad de Filadelfia. En 1965 se agregó un edificio anexo a la propiedad, y en 1974 se renovó el patio y se agregó una fuente.
En 1976 se conmemoró el bicentenario de los Estados Unidos, y dentro de los actos que se llevaron a cabo para esa importante fecha estuvo el traslado de los restos de Betsy Ross y su esposo John Claypole a sepulturas ubicadas en la parte trasera de la finca.
Historic Philadelphia Inc., una institución sin fines de lucro, comenzó a arrendar la propiedad de la ciudad de Filadelfia en 1995 y continúa administrando el sitio hasta el día de hoy.
Para conocer más acerca de este importante centro histórico de los Estados Unidos se puede visitar el sitio web de la institución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.