Museo de la basura

La basura es un gran problema en todas las sociedades del mundo, por ello cada una adopta medidas diferentes según su cultura. Algunas la ignoran, razón por la cual padecen una contaminación difícil de erradicar, mientras que otras optan por el reciclaje, una medida más saludable -al menos hasta la actualidad la más segura-. Pero para que ocurra esta última es necesario culturizar a la población, y para ello Rusia utiliza un método sorprendente: un museo.

En la mayoría de los países los gobiernos aplican programas de capacitación para el reciclado, por tal motivo podemos ver cómo Europa se encuentra a la cabeza dentro de la cultura de la reutilización de residuos. Dentro de los países que más reciclan en el mundo encontramos a Bélgica, Suiza, Irlanda, España, Alemania y Finlandia.

Incentivar mediante programas es lo natural, lo sorprendente es la actitud que se adoptó en Rusia. En San Petersburgo, la basura de miles se ha convertido en el tesoro del Museo Pro Waste, un museo dedicado a cambiar la visión de la gente sobre los residuos convirtiéndolos en obras de arte.

Sus organizadores alientan tal cultura dado que sólo se transforma el 10% de los desechos. Sin dudas una cifra mínima con respecto al continente europeo. El director del Museo Pro Waste, German Khilchenko señaló a la prensa durante su inauguración: “Una persona entra y camina por la exposición como si fuera un laberinto, deambula y finalmente sale a un nuevo y brillante futuro verde, que puede asociarse a los residuos que fueron reciclados (…) La misión de nuestro proyecto es, en definitiva, una cosa muy sencilla: los residuos no son desechos, sino un recurso, una materia prima“, explicó el director del Museo.

Cambiar la mentalidad a través de incentivos es el concepto general del proyecto, en la historia de aquel país, en tiempos de la Unión Soviética el gobierno pagaba a cambio de materiales reciclados como revistas y botellas. El conocido museo Pro Waste dispuso una sala para demostrar que el proyecto es posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.