“Destruir bosques es un crimen”

Por
Mario
Bratuz
Con ese lema la organización ecologista Greenpeace continúa sin pausa con las denuncias. En esta ocasión, fueron más lejos, publicaron en su página oficial más de trescientas empresas que desmontaron en cuarenta y cinco días aproximadamente 10 mil hectáreas de montes que suman más de ocho millones de hectáreas en total desde hace treinta años.

“Le pusimos nombre y apellido a algunos de los responsables de uno de los peores crímenes ambientales que sufre nuestro país: la deforestación. Más desmonte significa más inundaciones, más desalojos de comunidades campesinas e indígenas, más desaparición de especies en peligro de extinción y más enfermedades”, advirtió Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace.

Santiago del Estero (4.494 hectáreas desmontadas), Formosa (1.710 hectáreas deforestadas), Salta (1.700 hectáreas desmontadas), y Chaco (1.457 hectáreas deforestadas) son los datos  refrendados con imágenes satelitales, cifras que elevan los números de esta tragedia No natural.  Durante los últimos 30 años se perdieron casi 8 millones de hectáreas de bosques nativos, que coloca a la Argentina entre los diez países con más deforestación.

Fuente: Greenpeace Argentina

Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace señala  “La deforestación genera cambio climático y nos vuelve más vulnerables al aumento e intensidad de las precipitaciones. Esto provoca cada vez más inundaciones, como las que se vienen sufriendo durante los últimos años en el norte de Argentina. Una hectárea con bosque absorbe diez veces más lluvia que una con soja, y tres veces más que una con pasturas para ganadería”

Los motivos que llevan a realizar estas atrocidades contra la naturaleza permiten el avance de la frontera agropecuaria (ganadería y soja). “Además de ilegal” – agregó Giardini –“ es completamente inadmisible que, frente a la emergencia sanitaria, climática y de biodiversidad que estamos sufriendo, se siga deforestando. Los gobiernos no pueden seguir siendo cómplices y deben ponerle un freno a la ambición destructiva de algunos empresarios agropecuarios”

Greenpeace impulsa una petición en su página web para que “los gobernadores de Salta (Gustavo Sáenz), Santiago del Estero (Gerardo Zamora), Chaco (Jorge Capitanich) y Formosa (Gildo Insfrán) decreten la emergencia forestal y prohíban los desmontes de manera inmediata para siempre. Destruir bosques es un crimen y no podemos perder ni una hectárea más.”.

Con todo este argumento se tomó la decisión de publicar más de trescientas empresas que provocan desde hace años un desastre ecológico, que si las autoridades no toman cartas en el asunto sería irreversible el daño. En su página oficina Greespeace aporta informes y detalles que sostienen esta denuncia pública.  Jorge Brito, Eduardo Elsztain, Eduardo Eurnekian, Paolo Rocca, entre los empresarios que menciona la organización ecologista que hace treinta años son los arquitectos de la destrucción de los bosques en Argentina.

Estos son algunos de los nombres de los empresarios y empresas responsables de la destrucción de los bosques en Argentina: Eduardo Elsztain (120.000 hectáreas desmontadas), Jorge Horacio Brito (50.000 hectáreas), Paolo Rocca, Eduardo Eurnekian, Marcelo Mindlin, Alejandro Carlos Roggio, Aldo Adriano Navilli, Benjamín Gabriel Romero, Franco y Mauricio Macri, Alejandro Braun Peña, Luis Caputo, Victorio Américo Gualtieri, Alfredo Olmedo, Roberto Urquía, David Lacroze Ayerza, Manuel Santos Uribelarrea, Enrique Urbano Duhau, Orlando Canido, Alberto Verra, César Raúl Mochón, Ángel Sanchís Perales, José Macera, Jorge Alberto Pocovi, John Dieter Kahlbetzer y Daniel Lifsitz entre otros.

Greenpeace continúa su trabajo en beneficio de la naturaleza, por ende a la humanidad con la acción efectiva y en voz alta para evitar el silencio de los detractores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.