27 febrero, 2024
Información generalNoticiasTecnologíaViajes y Turismo

El Concorde: el último vuelo de una leyenda del aire

El rugido de los motores, la elegancia de su diseño, y la velocidad a la que cortaba los cielos; el Concorde siempre fue una obra maestra de la aviación. Sin embargo, el 24 de octubre de 2003, sucedió un hecho que cerró un ciclo en la historia de la aviación: el Concorde realizó su último vuelo, poniendo fin a una era de viajes supersónicos.

El Concorde en el Steven F. Udvar-Hazy Center, un anexo del Museo del aire y el espacio en Chantilly, Virginia, Estados Unidos (Foto: © Gustavo D’Onofrio)

El origen del sueño supersónico

El Concorde, una colaboración franco-británica, hizo su debut en 1969. Fue el avión comercial supersónico más icónico y rápidamente se convirtió en un símbolo de estatus y lujo en la industria de la aviación. Este prodigio tecnológico podía cruzar el Atlántico en menos de tres horas, en comparación con las siete u ocho horas de los aviones comerciales convencionales.

Los excepcionales datos técnicos del Concorde

A continuación, presentamos un cuadro con algunos datos técnicos clave de esta maravilla de la ingeniería:

ParámetroValor
Velocidad MáximaMach 2.04 (1,354 mph o 2,180 km/h)
Alcance Máximo4,000 millas náuticas (7,410 km)
Capacidad de Pasajeros92-128 asientos en configuración estándar
Longitud202 ft (61.6 m)
Envergadura83.8 ft (25.6 m)
Altura37.1 ft (11.3 m)

El último vuelo

El 24 de octubre de 2003 el Concorde número 216 (F-BVFC) de Air France despegó por última vez desde el aeropuerto de Roissy-Charles de Gaulle en París, mientras que el Concorde número 211 (G-BOAF) de British Airways partió desde el aeropuerto de Heathrow en Londres. Ambos aviones estaban destinados a converger en el aeropuerto de Filton, donde serán preservados como parte de la historia de la aviación.
Este último vuelo de las aeronaves marcó el fin de una era en la que la velocidad y el lujo se unieron en los cielos. Durante sus 27 años de servicio, el Concorde transportó a miles de pasajeros, incluyendo celebridades y personalidades de renombre mundial. A pesar de su éxito, factores como el alto costo operativo y las preocupaciones sobre la seguridad después del trágico accidente en 2000 en París, llevaron a la retirada de esta magnífica aeronave.

Un adiós agridulce

El Concorde siempre fue una muestra del ingenio humano y un símbolo de lo que la tecnología podía lograr. Aunque desapareció de los cielos, dejó una huella indeleble en la historia de la aviación. Aunque ya no lo veremos cruzar los cielos supersónicos, su legado y su impacto en la aviación perdurarán.
El último vuelo del Concorde fue un adiós agridulce a una era de viajes más rápidos de lo que nunca soñamos posible. A medida que el mundo continuó avanzando hacia nuevos horizontes en la aviación, con más aparatos sobre nuestras cabezas y más adelantos tecnológicos, siempre recordaremos el Concorde como un hito de velocidad y elegancia en los cielos.

El Concorde en el Steven F. Udvar-Hazy Center, un anexo del Museo del aire y el espacio en Chantilly, Virginia, Estados Unidos (Video: © Gustavo D’Onofrio)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *