¿Marc Martel es la reencarnación de Freddie Mercury?

Es canadiense, tiene 43 años y posee una voz increíblemente parecida a la del ex líder de Queen.

No es una novedad decir que el recordado Freddie Mercury tenía una voz exquisita y muy particular. Desde muy joven su sueño fue triunfar en la música, y vaya que lo logró. Ese éxito en gran parte –además de su carisma-, fue consecuencia de tener un registro de voz que lo hacía único. Mucho se habló al respecto: que era por la formación natural de su cavidad bucal, que sus cuerdas vocales eran diferentes a la del resto de las personas, etcétera. Cuando falleció, en noviembre de 1991, la música pareció perder a uno de sus máximos exponentes, único e irrepetible. Pero… siempre hay un pero.
Marc Martel nació el 16 de noviembre de 1976 en Montreal, Canadá. Su primer contacto con la música lo tuvo en 1999, con apenas 13 años de edad, cuando conformó su primera banda llamada Downhere junto a unos amigos.
Desde esos inicios, Marc Martel ya demostraba que era un cantante diferente. Eso se vio reflejado en la gran cantidad de premios y reconocimientos que obtuvo su banda durante los 13 años que estuvo en actividad.
En 2011 participó en una convocatoria realizada por el legendario baterista original de Queen, Roger Taylor, donde buscaba talentos para liderar la nueva banda tributo que se llamaría “Queen extravaganza”. Fue en ese momento cuando Marc, al ser seleccionado luego de sorprender al mismo Taylor, se afianzó definitivamente como “la voz de Freddie”.
Desde 2013 hasta 2016, Martel recorrió el mundo con la banda tributo, hasta que a partir de 2017 dejó Queen Extravaganza y se unió a un nuevo proyecto denominado “Ultimate Queen Celebration”.
En estos últimos años, Marc Martel ha realizado una gran cantidad de trabajos, siendo uno de los más importantes el de colaborar en gran medida poniendo su extraordinaria voz a varias escenas del film “Bohemian Raphsody”, la biopic de Queen estrenada en 2018.


Marc Martel no es Freddie Mercury, eso lo sabemos. Pero también es cierto que escucharlo eriza la piel al notar esa similitud tan exquisita entre su voz y la del desaparecido cantante. Y no solamente es su maravillosa voz, sino sus gestos, su increíble talento al tocar el piano, su mirada, sus movimientos en el escenario, los que hacen soñar con que Freddie no se fue, que aún está entre nosotros. Marc Martel no es Freddie Mercury. Es igual pero diferente. Es el mismo pero diferente talento. Es difícil de explicar, pero muchas veces estas cosas no se explican, se disfrutan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *